Indicado para piernas cansadas, celulitis, estreñimiento, estrés, edemas, artritis, artrosis , el drenaje linfático es un masaje muy suave que ayuda a la circulación linfática, proporcionando una sensación de ligereza en el cuerpo. Ayuda a la eliminación de líquidos, a mejorar la circulación sanguínea y a reafirmar la piel.

Es un tratamiento que se utiliza para ayudar a liberar grasas y toxinas, a través del masaje neumático por los cambios de graduales de presión. Estos masajes o presiones empujan la linfa del sistema linfático al sistema de circulación venoso, con el fin de llegar a los riñones y liberar los desechos por la orina.

La importancia del drenaje linfático comienza cuando el organismo tiene una alta concentración de linfa y se forman grasas que provocan una celulitis. El cuerpo, al detectar esta acumulación de grasas, intenta solucionarlo acumulando agua para poder disolver las sustancias y edemas. Es por eso que se produce la famosa retención de líquidos, e hinchazón.

El objetivo final del drenaje linfático es activar la circulación de la linfa y mejorar la circulacion venosa, para que no se estanquen ni se saturen de sustancias de desecho o gérmenes nocivos